El río Miño y el espectacular paisaje que lo rodea han sido testigos de los siglos de historia vinculada a nuestra bodega, Pazo de San Mauro.
El Pazo, construido en 1591, fue morada de la familia Pereira de Castro, linaje descendiente de Sancho I de Portugal como atestiguan los escudos familiares de la emblemática Capilla de San Mauro situada dentro de la propiedad.
Un paraje único de 20 hectáreas de viñedo propio, que desciende en bancales orientados al sur hasta la orilla del río Miño, creando un anfiteatro natural, y envolviendo al lugar con la magia y el misterio propio de las leyendas celtas.
El diseño de la etiqueta es una orla inspirada en los azulejos, cuya iconografía artística es tan identitaria de ambos lados del Miño. Usando también los elementos de la fachada del edificio principal como el escudo heráldico del Pazo, así como del color turquesa de los marcos de sus ventanas, que nos evoca a la frescura del Miño y que ha sido elegido color identitario de la marca.