ILUSIÓN, TRABAJO Y PASIÓN POR EL MUNDO DEL VINO

Son los pilares sobre los que se asienta el proyecto de Casal de Armán, un proyecto que nace a finales de los 90.

La necesidad de unas instalaciones apropiadas para llevar a cabo esta aventura desembocaron en la restauración de un viejo casal del siglo XVIII que estaba en ruinas. La familia González Vázquez compró la propiedad y, después de ocho años de duros trabajos, hoy acoge con esplendor un hotel rural, un restaurante de cocina gallega y su bodega.
El edificio que alberga la bodega se halla situado en un anexo al viejo casal.
Construidas siguiendo la tradición arquitectónica gallega, las instalaciones de la bodega combinan con sencillez piedra y maderas nobles con la más moderna tecnología en maquinaria para la elaboración de vino: depósitos de acero inoxidable, prensas neumáticas, mesa de selección, bomba de trasiego peristáltica, equipo de control de temperatura….